Night call

Me dormi esperando tu presencia. Un  aullido desgarro mi corazón.

El hombre lobo de tu indiferencia, a lamidas desvaneció mi razón.

Bajo  tus ojos de llamas interminables, con el fuego todo lo que hubo, en cenizas terminó.

Y hoy que le ruego al viento que venga, parece que el muro de plata se lo impidió.

 Ya  no hay nada que  pueda esparcir los restos al lugar que  tu alma no reconoció.

Fotografía por TolikTolik TolikTolik

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.