Ni a tu favor, ni en tu contra…

Flotando en la realidad que creamos me creí tu cómplice.
Te dí la oportunidad de saber quien era, pero,
aun que todos nos equivocamos y merecemos revancha
tengo que obligarme a entender que no vales la pena para
voltear atrás.

Este mundo que conociste y del que te beneficiaste,
no es el mismo hoy,
ni yo…

Adoro tu maldad, te adoro a ti, nos amé juntos.

Nunca podría desearte mal,
no puedo hacer nada contra ti
pero tampoco a tu favor.

Todo ardió,
regresaste a tu mundo de las sobras.
Donde te crees intocable…

Fotografía por Pablo Perez

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *