Recuerdo momentos con mucha luz y bastante paz.
Entre líneas llegan peleas provocadas, acciones, pensamientos mundanos y sin forma pero en unidad.

Son pérdidas que van cegando, ya sea por alguien, un lugar, o hasta de nosotros mismos, cuando vamos dejando trozos de nosotros al pasar y dejamos de ser los que antes éramos.
No poder conectar de vuelta por la costumbre al exilio, y muchas veces intentarlo aterra.

Pasa de tener la incapacidad de estar bien con uno mismo, no querer a alguien cuando te sientes fracasado. Pensaba mientras bebía… probablemente así esté un buen rato, bebiendo, lo demás saldrá.

Son lapsos cortos pero es tiempo.

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *