Música en aleatorio

I can be your home (fool)
Only for the night if you want
So you don’t have to be alone

¿Cómo es que tú amas y sientes?

Solía hacer muchas playlists, la música que contenían preservaba el rango de temporada en la que las hacía. No creo ser la única que las hace, tengo playlists que me recuerdan a CUU, a mi primer cuatrimestre en la universidad, a quinto cuatrimestre (el peor cuatrimestre), a Rusia, entre otros lugares que visité y por supuesto tengo playlists de cuando me enamoré, de cuando pensaba en alguien como el único y especial ser de mi vida. La música es algo serio. Poner el celu con canciones en aleatorio no está mal cuando quieres volver a sentir.

En la universidad, viajaba en bus todos los días, me quedaba en la central hasta que el amor aparecía, el amor universitario medía 1.80 y tenía rulos, lo esperaba para irnos juntos. El amor en la universidad no sabía que yo sabía su horario: si salgo a las 2:30pm y él sale a las 3, tengo que apurarme, media hora hasta la central y otros 25 minutos para esperarlo, llegaré casualmente como si nos encontráramos y me sentaré a su lado los próximos 45 minutos hasta llegar a casa, un audífono tú, un audífono yo, como la canción de Javiera Mena.

Justo como la canción de Javiera Mena:

Y el recorrido de este bus
No hay palabras que decir
Solo la canción que elegí
Un audífono tú, un audífono yo

Los próximos años nos haríamos más unidos, le tomaría de la mano y lo abrazaría en conciertos en noches de invierno, lo invitaría a casa y nos escaparíamos sin permiso de vez en cuando.

El amor de 1.80 también me haría sufrir, querer gritar y soltar lágrimas creyendo que nunca acabaría. El amor de 1.80 sería cruel y también me haría ser cruel, nos dejaríamos de hablar a ratos. El amor de 1.80 nunca pasó, tampoco creo que pase, aunque el amor de 1.80 es el que más duró y al que más playlist le he hecho.

Hace tres o cuatro años dejé de pensarlo como amor, seguía tomándolo de la mano, pero ya no lo idealizaba ni tampoco pensaba en él.

A veces me confundo: ¿quién fue mi primer amor? ¿Han escuchado esa frase de el primer amor nunca se olvida? Me pregunto cómo es que yo lo olvidé.

Después de algún tiempo me enamoraría otra vez,  en una época de incertidumbre de mi vida, no sabía quién era, pero sí sabía a quién quería. El amor media 1.68, el amor usaba Vans Authentic negros y usaba chaqueta de Béisbol, era azul, aunque no usaba esa chaqueta cuando lo vi por primera vez, usaba una playera blanca en vez. El amor tenía una melodía deliciosa y me gustaba cómo besaba, me haría perder los estribos, haría que mi corazón quisiese saltar cada vez que un mensaje suyo llegaba, hello como tono de mensaje, alguna canción de surf curse como tono de llamada. Me gusta Carl Sagan ¿y a ti?. El amor de 1.68 traería a flote toda mi vulnerabilidad, sabría todo de mí, le contaría sobre mis gustos que nadie sabe, le contaría sobre las conferencias a las que quiero asistir, las personas a quienes admiro, le contaría sobre mis sueños y miedos. Me haría querer compartirle lo mejor que tenía lo quality premium. Hablaríamos sobre infinidad de temas, sobre programas de televisión, películas, comida, hablaríamos sobre astronomía y música. Escogería las canciones más especiales para él a su vez, el amor de 1.68 sería el amor más efímero. Tengo que decir que supe desde el primer momento que sería así, que no duraría y que no estábamos destinados a ser desde el primer momento en que el amor emergió, sabía que era peligroso tenerlo en mi vida tanto tiempo, seguro también él lo sabía, porque fue él quien le dio fin a esa época.

De vez en cuando pienso en él, como lo que no hice bien, o más bien, lo que pude hacer y no hice cuando estaba con él. Aunque son épocas a las que no me gustaría regresar. Dejé de amarlo y de llorar un año después de haberlo visto por última vez.

Y Arturo llegó todavía un año más tarde de aquello. Arturo es el único quien tiene nombre en esta historia porque dicen que los ex amores son Voldemort y Arturo es más bien Harry o tal vez el profesor Lupin.

Te brillan mucho los ojos cuando estoy a punto de saludarte
Me brillan mucho los ojos cuando estas a punto de mirarme

Arturo llegó de manera rara, I mean, no sé, no pedía enamorarme y tampoco estaba de humor para hacerlo. A simple vista tenía la nariz más perfecta que yo había visto, no pensé enamorarme de Arturo jamás y creí asegurarlo después de verlo con su playera del Boca, a mí ni si quiera me gusta el futbol y usaba pantalones rectos. Sí, sí: pantalones rectos. Pero también sabía qué decir en el momento Justo, me cantaba cuando estaba triste y de vez en cuando me mandaba artículos científicos, a veces no podías percibirlo, pero así me decía que me quería. La ansiedad se me calmaba cuando lo veía, la vida también. Arturo es el ser más razonable que yo conocí, con la sonrisa más bella también. Arturo era una hoja en blanco, aunque no lo pareciese, a veces esa hoja tenía colores y dibujos, a veces esa hoja decía en negritas “No Molestar” “Technical Issues” El destino nos separó después de unos meses y a pesar de que tratamos, no funcionó.

No me he vuelto a enamorar después de eso. Hoy es viernes y me decidí a escribir esto porque estoy escuchando música en aleatorio.

Fotografía por Sander Larsson Framnes

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *