Montaje

1 mayo, 2021

Si pudieran haber visto aquella escena, escena silenciosa.

Ella sentada, aferrada a sus piernas contra el pecho y él abrazándola; los dos soltando lágrimas, lágrimas que caían sobre aquellas morenas piernas, lágrimas saladas que ardían sobre las heridas.

Los dos suplicando perdón, ella aferrada a sí misma y él aferrado a ella.
¿Cómo se calma la tormenta que has estado creando durante veintisiete años?
¿Jalando del gatillo o abusando de los antidepresivos?

Aquellos susurros y aquel llanto. Y es que el llanto, a veces, no es suficiente ni mucho menos un abrazo de papá queriendo calmar aquella marejada, que es igual a un curita queriendo evitar que sangre una herida de bala.

Profunda y desgarradora.
Así era la escena.

Fotografía por Normen Gadiel.

por

Estudio una rama de las ciencias médicas llamada Nutrición, fiel creyente del amor real mas no practicante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *