Los perros cazan estrellas


El amor nos duró menos de 48 horas, esa noche aprendí que los perros cazan estrellas.


Te busqué entre sonidos rotos y sonrisas ajenas, solo encontré una ciudad desierta.


Dejamos de creer en los dioses para hacerle caso a las constelaciones y volvimos a perder.


Observaba a través del espejo, a todo el mundo en cámara lenta.
Percibía el mundo de una manera distinta. ¿Así es cuando te encuentras roto?


Era simple, pero las cosas simples se las devora el tiempo.

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *