Lado B (Ikeoner no. 1)

Sumergido en tinieblas donde se dibuja lo otro,
bailas bajo olas y mantas de un raro estupor.
Has aparecido como una sombra alejada, taciturna y rebelde.
Y te distancias del mundo para habitar un corazón.

Con una palabra solemne te olvidas del sueño.
Con otra desdoblas aquello que tiñe una canción.
En las pantallas celestes encierras tu encanto.
En las calles refugias, mientras, el hosco y terrible anteayer.

Desde el abismo atisbas un horizonte calmo, abstracto.
Tus ojos son máscara de un tiempo siniestro, casi imaginado.
La existencia sucede siempre en dos o más planos.
Hay un cártel en la luna retratando tu piel.

Ensimismado y fútil, en los libros resistes la tempestad de lo soso.
Todo lo pintas de dolor y fibras nostálgicas.
Eres fachada de un laberinto latente en las nubes livianas,
muralla solitaria de un cosmos herido.

Sumergido en tinieblas, duermes sobre una rara metáfora.
El transporte es una alegoría de lo prohibido y romántico.
Revives el recuerdo de un niño que persigue el olvido.
Y te alejas toda vez que subes al escenario para ocultar tus lágrimas.

Fotografía por Barbaros Cargurgel

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *