La memoria siempre nos engaña

8 marzo, 2021


Gina, 2018, CDMX
Cuando conocí a Gina fue en medio de una situación de comedia trágica. Eso no nos permitió acercarnos de una forma natural pero sí auténtica, creo que las situaciones nos forzaron a estar más cerca de lo esperado y queríamos mirarnos de frente sin miedos o prejuicios.
La cámara suele ser como una máscara para mí, me siento segura detrás de ella y, al mismo tiempo, su lente me brinda una visión silenciosa, transparente. Mi respiración se vuelve tenue y dejo de escuchar mis latidos. Es como querer desaparecer para intentar penetrar eso otro que está frente mío sin necesidad de traducir un diálogo. Encuentro una bella intimidad en los silencios.


La memoria siempre nos engaña, 2020, CDMX
Vania y yo somos grandes amigas, siento que nuestra creatividad tiene inclinaciones cercanas pero fortalezas distintas y eso nos ayuda a complementarnos muy bien. Fotografiarla siempre es un juego de experimentación, tanteo de límites y reconocimiento de zonas de confort. Siento que estar demasiado cómoda es una desventaja para cualquier tipo de pensamiento creativo, pero sin confianza y un espacio en donde puedas desenvolverte libremente es casi imposible poder pensar algo siquiera. Para mí, la amistad es el territorio en donde se puede desenvolver mi sensibilidad.


Sin título, 2019, La cofradía, Durango.
Crecí entre animales de granja y hay una extraña dualidad en eso; los cuidas, los alimentas y los ves crecer, para luego, posiblemente, comerlos.
El desierto es un gran maestro, pero también uno muy severo, es difícil encontrar vida sin que esté la muerte cínica o piadosa asomándose a un lado.
Otra gran realidad de ser un animal de desierto, es que posiblemente no alcances a sobrevivir mucho tiempo, casi siempre son encuentros de una sola ocasión, sobre todo si eres un animal de casa como perros y gatos.
A este gatito no lo he vuelto a ver.


Thania, 2018, CDMX
Thania es una hermana perdida de Chihuahua, nos encontramos en la ciudad y no nos quisimos soltar la mano cuando se acabó la música para bailar en la fiesta, no estoy segura de hace cuanto la conozco pero mi alma siente que fue antes que eso, entonces me gusta decir que la conozco de toda la vida, aunque es una gran mentira. Su casa es un espacio seguro para muches y cada que estoy ahí aprendo algo nuevo. Retratar a Thania es también retratar la sensación de hogar.


Territorios y conquistas, 2018, CDMX
Esta es una foto de una serie de fotografías que hice para exponer en la Sala de Arte Público Siqueiros, gracias al espacio de exposición abierto por la colectiva en la que participaba, Nasty Feminasty. Siempre me ha gustado retratar personas y me preocupa la forma en la que la imagen envicia los conceptos, bajo estas ideas pensé en la serie cuerpa sangrante, que, en principio, tenía la idea de ser de varias mujeres menstruando, pero la intimidad con la que se hizo esta única sesión cambió mis planes, prefiriendo intentar intimar desde la singularidad y no con un concepto acumulado en varios cuerpos. La modelo, que prefiere permanecer anónima, es estudiante de medicina, esto lo encontré como una alquimia afortunada que, me parece, influyó en la creación de estas fotos.

por

Anette Sc, Annesttesia// petitt_drag0n, son mis seudonimos virtuales, Sáenz es mi primer apellido. Nací en un pueblo al norte del estado de Durango llamado “Santa María del Oro”, mis padres y sus familias son de ahí y no querían que nosotros fuéramos la excepción. Aunque siempre vivimos en la Ciudad de México, al igual que mi familia, mi infancia pertenece a ese pueblo.  Actualmente estudio filosofía en la UNAM, mi primer amor fueron las palabras y he publicado en diversas plataformas virtuales informalmente. Paralelamente, trabajo como modelo y actriz desde los trece años, esto me ha permitido acercarme a las artes visuales, eventualmente practicando también como fotógrafa, asistente de dirección de arte, producción y co-guionista.  No me definiría como una artista pero sí alguien con impulsos creativos,  considero que todo el pensamiento debe ser creativo y que, aunque separar las distintas disciplinas es una herramienta necesaria para profundizar, desarrollar y materializar sus distintos alcances, la combinación de ellas también potencializa otras posibilidades. Me cuesta trabajo hacer una sola cosa, no sé muy bien si tengo un objetivo; mi planeación es más bien caótica e intuitiva. Intento abrirme al mundo y dejar que el mundo me cambie.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *