La máquina de hacer pequeño-burgueses

¿Por qué mi piel no es blanca?
¿Por qué no soy como ustedes?
¿Por qué mi cuerpo no es atractivo?
¿Por qué me atrapan sus paredes?

Yo sería mejor que esos pendejos.

¿Es por mi cabello?
¿Es por mi sonrisa imperfecta?
Es de todo un destello,
por mi falta de estupidez abyecta.

¿O será solo porque la vida no me dio la posición que ustedes tienen?
Ellos deberían ser mis contactos.

¿Por qué no soy yo a quien invitan a sus pedas?
¿Por qué no tengo esa vida?
¿Por qué me seducen como a Leda?

Me han hecho creer que es todo eso.

El letargo de mis habilidades comunicativas,
la insuficiencia de mi afectividad,
la inconsistencia de mi empatía.

Pero aún prefiero la animadversión
que potencia mis fantasías,
la defección a lo rentable de mi cuerpo,
del Capital parásito, antagonía.

Fotografía por ikebanalena

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *