Insomnio

La primera semana me despertaba a las 3:18 de la mañana, tomada el vaso de agua del buró, caminaba hacia la ventana que está al fondo la habitación, vivíamos en una avenida poco concurrida, los focos de los autos alumbraban con sutileza, me queda observando el poco movimiento de la ciudad en ese horario, oía los pequeño ruido que hacia mientas dormía, le veía estiraba su mano a mi lugar , buscándome con desespero recorría con su mano , la almohada luego , el colchón ,con tal desesperó que empezaba a fruncir el ceño ,su desesperación se tintaba de un sentimiento romántico tomaba su mano de tal manera que sintiera que yo dijera “ya no busques aqui estoy no me voy a ir” y volvía a acostarme , enrollaba su mano arriba de la cintura y unos poco centímetros abajo de mi seno, colocaba su boca en mi cuello y soltaba un leve resoplo como si me dijera te tengo y después de varios minutos me dormía.

La segunda semana me despertaba a las 4:11 y el ritual era el mismo pero con excepción que al verle su mano se estiro me busco pero se sentía distinto como cuando buscas algo que no deseas encontrar, me acoste pero ahora no me abrazo solo coloco su nariz en mi cuello y su leve resoplo decía “ah ahí estás” , la sensación fue diferente ahora tarde mas de una hora en conciliar el sueño.

La tercera semana me despertaba a las 2:17, era el mismo ritual, el vaso ,el ruido , pero ahora no veía por la ventana lo observaba fijamente a él, su mano hizo un pequeño movimiento hacia mi lugar pero se detuvo, mi corazón dolió, me recosté esperando su nariz en mi cuello pero dio una vuelta en la cama dándome la espalda , creo que minutos después me quedé profundamente dormida.

Al otro día el sol estaba en lo alto pero no fue él quien me despertó si no ruidos de cosas arrojadas a cajas , abrí los ojos estaba empacando sus cosas, con una sonrisa a medias me dijo “-me voy, te quiero pero ya no te amo , me entiendes.”
Le sonreí y le dije “cariño si conmigo no es tu felicidad estás en tu derecho de buscarla con alguien más” , me estire dentro de las sábanas

Le dije con tono burlón “ah y me dejas las llaves en el platon de flores cuando salgas”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *