Hambre

6 junio, 2020

Había en sus hombros descubiertos algo especial, líneas suaves que ahí nacían, después subían y bajaban por su cuello para aterrizar en su pecho y perderse en sus senos…

Su mirada profunda devoraba cada movimiento y sus labios carmesí te atrapaban. Lo peor era su aroma, un dulce y a la vez ardiente vapor que deleitaba los sentidos, podía olerla, sentir su aroma. Cada centímetro de mi piel quería absorberla, poseerla…

Lo prudente habría sido huir, o desprenderse, quedarse y sumergirse hasta dejar de existir. La realidad, es que yo había perdido mi voluntad, mis ojos, mi boca, y cada centímetro de mi piel tenía hambre.

Hambre de ella, de su ser, su presencia.

Ella había vencido…

Fotografía por Richard P J Lambert

por

Escritor libre, aficionado, nocturno, reacio a aceptar a los autores, las formas y contenidos definidos o aceptados como literatura. La lectura debe provocar alegria, generar un habito, inducir un vicio...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *