Hagamos la cuenta

15 julio, 2018

Fue un día de mierda, así que aquí estoy, no importa que tu no estés cuando yo tengo días difíciles.

Aquí estoy, así no me hubieras contado que estabas mal, y nunca estés cuando yo te grito que muero de dolor.

Sé bien que yo no estuve en tus sueños mientras estabas bajo el efecto de la anestesia, en cambio, tú estuviste corriendo por mi mente todo el día; así nunca me abras la puerta de la tuya cuando golpeo desesperadamente para que no me olvides.

Quiero estar ahí para cuidar tu versión más frágil, pero tú no me lo permites, tal vez porque sabes que como en todo lo demás tu no estarías para mí, tal vez porque al igual que a mí tampoco te dan las cuentas.

Ahhhg…pero que cuentas!

Fotografía: mosthvost

por

Escribo porque un rayito de sol moreno me hizo sentir que era capaz de hacerlo.