Frívola Soledad

El joven patán reflexiona en su soledad, sobre cosas de las cuales ninguna le afectarán. Permanece ausente de la realidad, estropeando sus pasatiempos y deberes del ámbito laboral.

Si un trabajador, haciendo un enorme sacrificio por socializar sin perder la cordialidad, llega a interrumpirlo en su rito sagrado con su intocable soledad, éste le propina nada menos que una respuesta intencionalmente ineficaz.

El trabajador no tiene más remedio que asentir con la mirada y distanciarse con velocidad, optando sabiamente por abandonar a nuestro muchacho en su frívola soledad, que no funge otra función mas que nutrir su vanidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *