Frágil

Se supone que pasaríamos la víspera de año juntos, festejando, embriagándonos, contando anécdotas y cenando lo que siempre preparamos cada año, tu traerías la sidra, la bocina gigante y te quedarías dormido en el sillón después de unas tres cumbias.

Estabas pero no estabas, eras tan frágil, te desconocí el rostro, te cambió la voz, te dormías por un rato y después solo dabas vueltas en la cama. Como eso de las 4 am cerraste los ojos y no me esperaste a que te diera un beso de buenas noches.

Sólo te vi descansando, tu cara regresó a ser la misma de antes y encontraste la postura correcta para dormir y sólo pienso ¿Me dejas acompañarte? 

Y me dejaste así, tan Frágil, como mi rutina sin ti, como mis noches esperando el sonido de la puerta al abrirse cuando llegabas, como mis mañanas viéndote en el sillón ver las noticias, como nuestras peleas por el último bocado del plato, como llevándome comida cuando estaba enferma, como viendo la lucha libre juntos y como un segundo padre recibiéndome en sus brazos y en su corazón.

Me dejaste frágil, como la vida sin ti

 

01-01-2021

Fotografía por Erik Wetsoe

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Inside
Spectrosol

Escribo para recordar momentos específicos de mi vida, personas que encontré en el camino, emociones que había olvidado, los ataques de ansiedad que superé y las personas que siguen a mi lado a pesar de todo esto. Fiel creyente del amor bonito, fan de los pequeños detalles en las habitaciones, creadora de momentos específicos con soundtracks, espectadora de las personas cuando están enamoradas y sonríen. Tengo más lunares de lado izquierdo de la cara, una pequeña obsesión con los pueblitos, duermo boca abajo pero siempre despierto boca arriba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *