El regalo de Clementina

¡Cuéntales cómo lo sacamos de su casa al cabrón! No te saques de onda. Mira lo que escribió en twitter el wey: “un dron nos espió por la ventana” Ja, ja, ja. Secuestramos al Charlie Kaufman porque mi mujer, la Clementina, es fan de una actriz que se pinta los pelos de colores y resulta que el vato es el chido de esa película, entonces quiso invitarlo a su cumpleaños. Que de algo sirva mi jale de narco ¿no? Pero bien sacado de onda, hasta le quitó los rábanos al pozole, qué mamón ¿no? También es fan de Chabelo, pero a ese men lo respeto. ¿Sabías que ese wey salía todos los domingos desde 1968? ¡Neta! Un chingo de tiempo, y a nosotros nos queda un año o dos pa’ que mi patrón nos ponga en la cruz… Ni modo, ¡Salud compa!

Fotografía por DIADA

Missael Delgado

Escribo y escucho demasiada música para sentir que esto es real y que además le sucede a otros. Mi trabajo se influencia por toda esa música, el futbol, las drogas que otros se toman, lo mal que me relaciono con los demás, las veces que me equivoco y lo que quisiera cambiar. Además dibujo y eso complementa mi trabajo literario. He colaborado en muchas revistas digitales, un fanzine y un libro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *