El lado cóncavo de mis días

Me sigo inventando historias para contarte, para decirte que aún nos veo en el columpio del parque dejando mi suéter favorito tirado en el polvo, para darme cuenta que lo he olvidado por perderme en tus ojitos y alejarme de todo.

Me sigo inventando historias para decirte que aún nos veo tirados en la cama perdidos en el tiempo, con los latidos de segundero, dejándose llevar por la relatividad del tiempo.

Me sigo inventando historias para explicarte que aún nos veo soñando en construir una casa con las paredes blancas, las cortinas azules y la nevera llena de duraznos en almíbar con la miel sobre tu piel, jugando entre mis besos, derramándose sobre tus dedos.

Me sigo inventando historias para contarte que aún nos veo viajando hacia las estrellas sobre un globo aerostático para celebrar nuestros cumpleaños, con el fuego entre nuestros labios, rasgándonos las rodillas, tú abajo, yo arriba, tú encima y yo hundida bajo tus manos sintiendo astros entre mis brazos.

Y es que me sigo inventando historias para mantenerte entre mis líneas, para darle con tu vida sentido a mi narrativa, para regalarme de ti un viaje infinito, para mantenerte a salvo de mi olvido.

Y es que me sigo inventando historias para llenar de melancolía tu ausencia concebida y el lado cóncavo de mis días…

Fotografía por Camerafilmlens

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *