El deber de olvidarte

Hola, te extraño, quedaré muy mal al ser yo la que te diga estas cosas, pero es lo que mi mente me dice que haga.

La verdad, es que estoy un poco harta de recordarte, de pensarte, de verte en los lugares que solíamos recorrer. No puedo dejar de tener flashbacks de aquellos días en los que, creía, eramos infinitos.

A veces siento que fallé que debí haber esperado más, que no debí haberme adelantado, que te debí comprender más. Siento que cometí errores y que quizás sin esos errores aún tendríamos un futuro juntos.

Pero seamos realistas me sentía mal cuando me ignorabas, tenía noches interminables de llanto, tu frialdad comenzaba a entrar en mis huesos y me enfermaba que no seas como te mostraste, no paraba de preguntarme qué pasaba contigo y la verdad es que sentí una cierta se sensación de libertad al terminar.

Y aún así a pesar de todo eso quiero regresar a ti y perderme en los buenos momentos juntos, que me vuelvas a besar y que concretar todos esos planes juntos. Tal vez me ilusioné con la idea te estar contigo, de salir de mis eternos años de soledad para compartirme contigo. Me sigo preguntando porqué no hiciste más, porqué dijiste tantas cosas lindas, porqué empezaste a hacer esos planes para nosotros que me ilusionaron, porqué me dejaste ir, porqué no luchaste, porqué no me quisiste de la manera en la que yo hice.

Yo sé que estas memorias tuyas que tengo en mi se van a ir y el dolor acabará. No veo la hora de olvidarme para siempre porque ya me estoy hartando de todo y, en serio, ya no quiero acordarme más de ti porque tu sigues tu vida de la mejor manera y yo me siento estancada, pero ya no puede seguir así y esto llegará a su fin en cualquier momento.

Fotografía: Nik To

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.