El comienzo.

Tres días tirado en cama sin comida, ni bebida, sin descanso de la felicidad que me causaba tu partida

-¿Por que lloras tanto?

-Aun no se ha marchado, ¡la maldita vive entre mis sabanas!
hasta las pulgas usan su perfume.

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *