Dos minutos

9 noviembre, 2020

Sonic Youth sonaba en mi cabeza dos minutos antes de abrir los ojos.

El desayuno define mi humor durante todo el día y necesito escuchar esa canción para  tararaear al cepillarme los dientes.

Tras la plática y el arguende, olor a café y waffles con maple por la mañana. Thomas de apellido Bernhard controla y adivina mi sentir a través de esa pasta roja y blanda.

Viva pero en realidad me siento muerta, adivinaste Thomas.

¿Qué me duele que reclama toda mi atención?

Todo se quemaba. Retrocede seis pasos y después a la derecha.

¿Qué me duele que consume mi energía?

De cómo vengo pero no voy

Condéname  al sustrato

Proclámame invencible

Calma mis angustias y permíteme disfrutar del salpicón que preparó mamá.

Fotografía por Lorella Furleo Semeraro

por

Creo que tengo el síndrome de Peter Pan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *