¿Destruir la herencia cultural?

Rabino, róbanos los rábanos,
rabieta de conquista que revienta:
que deviene en una cultura incorrecta;
violenta historieta,
que en lo actual reclama y al Estado amedrenta.

Muere ajenjo institucional,
enajenación descomunal,
de hijos, de patria, de riqueza esbozos
y de estreno, vochos, desde 1968.

Soñamos todos con un mañana,
lisonjerías desde la conciencia,
de óptica marciana,
¿cómo un dron nos espió por la ventana?

Logremos crearlo como criaturas que aman;
sin verlo todo como artículos baratos,
de esos que te maman,
que al final no sirven;
que son un guión desechado por Charlie Kaufman.

Fotografía por Fernando Sarano

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *