Desesperanza matutina

Se le escapaba de pronto la cordura y se asomaba a la ventana para escuchar clarito las palabras de consuelo que le cantaban los pájaros enfilados sobre un cable.

Me narraba a mí misma repetidas veces como si me sorprendiera ver una persona desplomada por lo cruel que le azota la vida, como si no hubiera visto ya antes a alguien roto porque se le agotó su última esperanza y fingir que todo está de maravilla es la única manera de sobrevivir, de respirar tantito, de aliviar un poco su vida; narraba y narraba como si me sorprendiera verme cada día al espejo.

Fotografía por Dmitriy Protasov

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *