Delirios de cuarentena

Cómo no extrañarte después de tanto idealizar tu existencia.
Después de descubrir tus ojos que miran directo a la sustancia y tu sonrisa de media luna que me encanta. De tu rostro inexpresivo cuando la mente trabaja. La frialdad que denota tu pensamiento, y me permite contemplar la perfección de la creación.

A tu merced, y tú con el meneo de caderas a la voz de Benito, con el Morgan en la izquierda y un Montana a la derecha. O tus saltos y desafano cuando sonaban los sintetizadores de Sembello; mantén las manos quietas si volvemos a cantar la calle de las sirenas.

Se veía bien mi daddy-hat en tu melena rosa, con la bandera norteamericana de cabeza y las pestañas raras de blusa. El confinamiento me trajo a Stirner y Nietzsche, y escuchando Plastinki anhelé tu presencia en mi cama, que tus abrazos llenaran de nuevo mi alma.

….

Y a pesar de todo, sólo espero que esto que siento no sea delirio de la cuarentena.

Fotografía por asketoner

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *