Cosas raras

21 enero, 2018

Los lugares abandonados también son felices.

Las calles tristes también son bonitas.

La soledad también se disfruta.

La luz también puede matar.

La oscuridad no sólo trae malos ratos.

Los ojos no siempre son puertas.

La vida es muerte.

¿Y la muerte?

De la muerte nadie sabe.

Fotografía: victoria

por

Un día desperté siendo algo que no podía volver a dormirse.