C A T A C L I S M O

Toma mi mano y salgamos corriendo sin destino alguno.

Riéndonos de la vida a carcajadas.

Dejándonos daños colaterales que no notamos.

Haciendo crecer en nosotros esto llamado amor.

Tan ingenuos de la vida.

Simplemente dos almas jóvenes temiendo envejecer.

Quejándonos de lo que somos o de lo que seremos.

Viendo cómo todo viene y se va.

Esfumandonos en una pelea.

Y regresando con un beso.

Tan inocuos de lo que ocurre.

Impulsivos hasta los huesos.

Y es que así somos.

Y quizá esa es nuestra mejor excusa.

Fotografía por Stanley Bloom

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *