Broken Flowers

Xenia y yo éramos amigos en la secundaria. Una vez, en el recreo, le dije «chinga tu madre, Xenia» y me contestó con una cachetada. Nos fuimos atrás de las escaleras a besarnos. En esas mismas escaleras nos dábamos besos Miranda y yo. El día que quise tocarle las piernas me detuvo, se levantó y se fue corriendo. Entendí que había llegado el final de lo nuestro. Mi relación con Susan, en cambio, fue más estable: fuimos novios dos meses. Susan y yo no nos besamos tanto pero fuimos mucho al cine. Vimos Titanic juntos. Era 1997.

Hoy el aire no está tan pesado como ayer. Salió el sol. Cociné frijoles. A las vecinas les gusta cuando cocino frijoles: el olor se mete por todo el edificio. A mí me gusta cuando Gemma prepara el café y la casa huele a un lugar distinto. Los olores no me dejan pensar, me llevan de vuelta a la realidad.

«Bueno, el pasado ya se fue, lo sé. El futuro no está aquí todavía, como sea que vaya a ser. Así que, todo lo que hay, es esto. El presente. Nada más», dice en algún momento el personaje de Bill Murray en esa película de Flores Rotas.

Les decía: hoy el aire ya no está tan pesado como ayer. Gemma está preparando el café y puedo olerlo desde aquí.

Fotografía por Martin Canova

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Inside
Abel Ibáñez G.

Músico, escritor y director de ERRR Magazine. Puedes escuchar mi disco "De vuelta en casa" en todas las plataformas de streaming, si quieres escucharlo en Spotify puedes hacer click aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *