• Abril es el mes más cruel

    Abril es el mes más cruel

    Acariciábamos un búfalo, la pasábamos bien. Me subía a un escenario y me sentaba frente a ella en una mesita con su mantel esmeralda: “Tengamos una discusión”. Ella argumentaba sobre algo, sobre un avestruz. Rebatía su argumento pero no cedía. “Algo no está muy bien”, me dije, y sin que lo descubriera me quitaba un…

  • Samba

    Samba

    En la escalera de mi casa hay una catarata. Vienes hasta mí como una balsa amarilla. John Coltrane en blanco y negro nos toca “In a Sentimental Mood”. En un balcón frente a la plaza del Museo Reina Sofía, unos negritos juegan fútbol. Acuérdate de Acapulco, pero acuérdate. Desde otro sueño: ¿te conozco? Que la…

  • No te muevas

    No te muevas

    Fuimos a ver un science fiction, y morongas, millones de bichos nos atacaban. Noté que estabas molesta y empecé a succionarte el cuello. El esfuerzo era mucho y el resultado poco. Te cargué como pude y salimos de ahí. El día estaba bonito y tomamos helado. Pensamos al mismo tiempo que había que pelear con…

  • Nosotros

    Nosotros

    Otro sueño le contaba a mi papá que tenía arrebatos de pánico porque te enterarás que escribía los sueños donde te me aparecías. Le confesaba mi afición por las niñas fresas y no me creía. Nunca tuve un “Mi Amor” como tú, y tenerte era como jugar serpientes y escaleras. Me invitaron a un congreso…

  • La niña que nunca conocí

    La niña que nunca conocí

    No sabía dónde estabas y quería escribirte un telegrama. Llamé a mi amiga Moni y me dijo que no fuera güey, que te enviara un mensajito. Me sentí desarmado. Tenía razón, nada podía ser tan simple. Me senté en la escalera de mi casa, no la de mis papás, y traté de darme cuenta de…

  • Todos estuvimos felices

    Todos estuvimos felices

    Nos gustaba hacerlo de perrito aunque esa vez te sentaste en cuclillas con las nalgas frente a mis ojos. Tú estabas muy contenta. Mi verga estaba bien, pero los huevos no sentían nada. Te volteaste adivinándome y entonces tus nalgas comenzaron a saltar bajando por momentos hasta mi costalito. Todos, todos, todos, estuvimos felices. José…

  • Tu diseño

    Tu diseño

    Lo excéntrico era base de tu diseño. El monte de Venus se notaba a través del bikini amarillo. En el centro de la habitación me sentaba y al igual que en las líneas de Pascal, viajaba por el desierto, por la selva espesa, la montaña de abedules o caminaba junto al Bósforo atento al mundo.…

  • Murmuraciones

    Murmuraciones

    Las murmuraciones nunca cesan. Lo cierto es que en ese sueño ella me orinaba. Ella a mí y yo a ella. Uno puede hacer que cualquier cosa sea magia y depare placer. Vaya cosa el placer. El placer y no el deseo, la praxis, no la especulación. En los sueños todo es placer, praxis. Si…

  • Bach hacía lo suyo en la recámara

    Bach hacía lo suyo en la recámara

    Había un escritorio y abrías una carta. Me regalabas una lectura en voz alta. Te paraste frente a un espejo y decías: “Nada se marca”. Me reía y te tatuaba un puercoespín. Me quedaba feíto y desde el espejo me sacabas la lengua y me caía el veinte. Iba hasta la cocina y agarraba el…

  • La evidencia del mono

    La evidencia del mono

    Tú melena es un plus. No puedo con tu trenza. La trajiste de allá, del Cono Sur. Ya no me importa nada. En otro tiempo brillaron para mí, resplandecientes soles. Hoy odio la política, perdimos todos. Gana el más malo, el menos bueno. No rasures el vello de tu pubis. Déjate para ti, para mí,…

  • El bolsón de Raja

    El bolsón de Raja

    Leía en un sueño donde solamente te presentía: “El bolsón de Raja, es un deprimido, una ‘vagina’ geográfica de 50 kilómetros que atraviesa el desierto de Sonora desde antes de que cualquier hombre naciera, antes de cualquier otra cosa sobre el orden del mundo. Su longitud es breve, su estrechez ajustada y su infinita profundidad…

  • Me duele que seas tan como eres

    Me duele que seas tan como eres

    Unos cables en la mesa, rojos y negros. Colores santos, están ahí desde el origen, el macho y la hembra. Acompáñame. Vamos por un picnic. Fuimos, te acuerdas, tú querías paté, yo llevaba queso. Cuántas cosas son así. Uno dice rana, y el otro dice misa. A mí lo de las misas me da miedo,…