ARRABAL #7

El cigarrillo quemó mis dedos y me devolvió la conciencia, todos se habían marchado excepto la chica rubia que dormía recostada en el viejo diván.

Yo estaba borracho pero no lo suficiente como para desfallecer igual que ella. La miré, tenía bonitos ojos,

-Vamos- me dije con voz de borracho -¿besarás sus labios?-
-Podría hacerlo- me respondí un tanto molesto por lo tonto de la pregunta
-Olvídate de ella y levántate por otra cerveza…- me dije a mi mismo

Me levanté y fui por otra cerveza, regresé a mi silla, abrí la botella pero no bebí…

-Prefiero beber de su boca- dije
-¿Qué hay con su boca?- me respondí mientras encendía mi último cigarrillo
-El paraiso a traves de su boca- dije exhalando el humo -si Dios existe, seguramente tiene el mismo sabor que sus labios-
-Entonces bebamos providencia…- dije

Estaba decidido, bebí la cerveza de un trago y le di dos grandes caladas al cigarrillo que se fundía entre mis dedos, el humo ascendió y bailo sensualmente en su efímero camino al éter…

Ella dormía, y yo fumaba y bebía, no me moví ni un centímetro, estaba borracho, al menos lo suficiente como para desear que el paraíso debe permanecer inmaculado, al menos en mi mente…

Fotografía por Richard P J Lambert

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Sección: Inside
Avatar

Escritor libre, aficionado, nocturno, reacio a aceptar a los autores, las formas y contenidos definidos o aceptados como literatura. La lectura debe provocar alegria, generar un habito, inducir un vicio...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *