Amanecer

2 mayo, 2021

Un instante encendido,
revela libertad sordamente.

Un poema rojo,
efímero
y oculto,
aunque iluminado fluir.

Digerido, pensado, nostálgico.

Muchas veces, nada.
Por encima, todo.

Nubes difíciles; truecan.

El cielo helado,
infinito y solitario.
Lúgubre y sin nombre.

Sin historia;
sin alegría.

Portadora de guerra,
sobreviviendo
a la derrota.

Suficientes heridas,
entrelazando
cicatrices al despertar.

Todavía desnuda se encoge sin querer.

Fotografía por Katya Mamadjanian.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *