Amanecer

Un instante encendido,
revela libertad sordamente.

Un poema rojo,
efímero
y oculto,
aunque iluminado fluir.

Digerido, pensado, nostálgico.

Muchas veces, nada.
Por encima, todo.

Nubes difíciles; truecan.

El cielo helado,
infinito y solitario.
Lúgubre y sin nombre.

Sin historia;
sin alegría.

Portadora de guerra,
sobreviviendo
a la derrota.

Suficientes heridas,
entrelazando
cicatrices al despertar.

Todavía desnuda se encoge sin querer.

Fotografía por Katya Mamadjanian.

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *