ALELUYA

Dediqué algunos años de mi adolescencia a la expansión de mi conciencia. A la perfecta holgazanería poética. Era “más ocioso que el sapo”, escribiría Rimbaud.

La edad dorada se fecundó de los 16 a los 19. Y gran parte de lo que sostiene mi argumento en pie, lo debo a esas densas lecturas, la comulgación con plantas sagradas y la experiencia de la embriaguez absoluta.

Transcurrí donde nadie tanto como pude y me infecte. “El camino de los exceso conduce al palacio de la sabiduría” recitaría uno de los proverbios del infierno de William Blake.

Ahora, a los 29, 10 años después de la profanación de mi percepción, me encuentro cansado y molesto. Y me depuro de todo tanto como puedo.

Y sé de las propiedades de la experiencia y el saber para aplicarlo como veneno o antídoto.

Y desde la insoportable sobriedad, conspiro y predico mi intranquilidad:

“Bienaventurados sean los que hagan de este hoyo un sitio culto y tranquilo. Y maldigo a aquellos que sigan en su chiquero podrido y dormidos.”

Amén

Fotografía por Michael Dietrich

Paco Carreón

Paco Carreón nació en la Cuna de la Nación en el año de 1989, en el hospital de la Loma, atemporal y bajo el signo de Libra. Es Poeta autodidacta. Ha colaborado en diversos medios: impresos, públicos y digitales. El Regional Informativo (Tlaxcala), Revista Velvet, (Puebla). En 2018 participó en dos recitales poéticos en el underground tlaxcalteca. Actualmente colabora en ERRR Magazine.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *