7:30 PM

No, no soy calma
Soy el caos en este infinito invierno
Soy frío y temor que tiembla en esta ciudad desconocida
Soy recuerdos del país que dejé y lluvia constante
Lluvia en mí
Lluvia en mis ojos
Lluvia en mis manos
Nieve en mi alma
Soy la nostalgia que deambula sin rumbo por unas calles inciertas
Soy defectuosa y biodegradable
Soy una copa de vino a medio tomar
Soy nictofobia y un faro de luz en medio de la calle
Soy todos estos tejado en punta, ordenados y simétricos

No, no soy paz
Soy la pelirroja del cuarto del lado, esa que no entiende nada, esa que sólo escapa
Soy el ruido de un auto arrancando y Elvis a todo volumen
Soy el humo de tu cigarrillo encendiéndose cuando tu ansiedad sólo te permite fumar
Humo en mí
Humo en mis ojos
Humo en mis manos
Cenizas en mi alma
Soy el mensaje de WhatsApp que leíste mil veces y no encontraste como responder
Soy todo este desastre que está tendido a tus pies
Soy esa escena porno de media noche en aquel canal extranjero en el que nunca te detienes cuando haces zapping
Soy ese periódico que olvidaste en un café mientras le sonreías a una rubia
Soy todas estas palabras repetidas y un intento de poema monótono y más bien aburrido

¿A dónde puedo escapar? Si yo soy este avión en llamas
¿Cómo huyo de mis demonios? Si son ellos los pilotos de mi vida

Todas mis flores se empiezan a marchitar y mis colores pierden brillo
Mis pétalos se pudren uno a uno y no hay nada que yo pueda hacer
Nunca había sentido que mis ojos gritaran auxilio de una manera tan clara

Fotografías análogas y puestas de sol de martes a las 7:30 PM son las únicas compañeras en mi inmensa soledad.

Siempre supe que la distancia es un karma con el que es difícil lidiar
Siempre creí ser lo suficientemente valiente para sobrellevarlo y vivir con ello
Todo era más fácil cuando esa distancia era ajena, cuando no me pertenecía
Quizás es sólo la ansiedad y la incertidumbre que produce lo desconocido
Quizás solo es el miedo y la extraña sensación de empacar mi vida en cajas de cartón y maletas de avión
Quizás sólo es el sabor amargo que te deja crecer.

Fotografía por Martin Canova