Arreglé mi cuarto como se arregla una vida.
Tomé las monedas regadas y las guardé en un frasco
Para cuando necesite comprar cigarros.
Levanté el colchón y limpié el polvo
que había guardado desde tu última visita.

Guardé las formulas médicas que me recetan pastillas, dormir y buena comida
pero ninguna ofrecía una cura, ninguna tenía tu nombre.

Fotografía por Denis Ryabov

close

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe en tu correo una selección del contenido semanal, invitaciones, convocatorias, noticias, descuentos y promociones.