Vouyerismo

He tenido antes de conocerte otras relaciones, siempre que buscaba una o siempre que conocía a alguien me fijaba en la típica persona plástica o persona que veía que las cosas naturales no le importaba, los valores y lo humano le fueran indiferente, creía en ese concepto de novio. En fin, yo te conocí y en verdad eres la persona que me ha definido mi concepto de amor a las cosas y sobre todo a alguien, eres la persona con quién compartiría toda mi vida sin importar lo material que estaría dispuesto a tirar. En fin, cuando empezamos aa andar o cuando te empece a conocer tu te diste cuenta de que soy una persona celosa, e incluso una vez le grité a los chavos en el Bar «viene conmigo eh», porque quería marcar de que tú eras mi novio y nadie podía quitarme a mi Fer, claro hay límites y no puedo excederlos, cuando me decías que antes eras cursi yo quería que fueras conmigo cursi, cuando me contaste que una vez un ex-novio tuyo te dejo plantado por horas, yo quería que por mí hicieras lo mismo, este deseo de querer que tu fueras así lo fuí perdiendo, fui entendiendo que haces cosas de diferente forma, que tienes tus formas de actuar, pero que nunca se te fue lo caballeroso que fuiste conmigo, aunque últimamente ya no. Un día, cuando me dejaste de hablar, cuando de esas veces que tenía arrancones fuerte por lo mismo, agarré el instagram y empecé a navegar y ver perfiles, me topé con quién más detesto saber en estos momentos y momentos anteriores cuando salíamos, con tu ex-novio, me di cuenta tiene buenas fotos, sinceramente y le dí like a algunas, no sé que me pasó, no sé cómo ocurrió que me dio tanto coraje que quise ser como él para que tú me quisieras, me dieron ganas de hablarle, pero no lo hice, le hubiera preguntado ¿Qué tengo que hacer para que él me quiera?, Para que este conmigo y no deje de abrazarme y no me suelte, pero no puedo hacerlo porque hubiera sido catastrófico el resultado. A ti siempre te he querido, siempre te he deseado y procurado, y yo espero que suceda. Es todo lo que tengo que decir.

Fotografía por Marc Gassó