Vómito verbal para el típico post

Empezaré con el cliché esperado de todas las ridículas lineas puestas sobre desamor, nostalgias de día pasado, recuerdos mal logrados, o vómitos de gente que quiere ser Bukowski. Creyéndose el drama de alcohol, resaca de sexo y drogas forzados en otro texto típico.

Describir a una chica delgada, cuyos gestos sean perfectos pero no demasiado que se arruina el «neo estereotipo» esquelético, pálido y cejón de los «diferentes».

Agregar una tarde melancólica y lluviosa, nostalgia y palabras simples que se miren «poéticas».

Añada palabras simples, que suenen a poética contemporánea como:
«coca cola de dieta.» «Mandar a la mierda.»

Imagine que Cobain lo narra.

Ahora usar el soundtrack de clásicos de rock que se hace «neo», o mejor por una banda conocida. «Qué nadie conoce» que suene intelectual, según la trama de ambiente vintage pseudo melancólico escrito por un hipster creyéndose cool.
(Así para que pegue en la red).

Ahora una mentada de madre, una palabrilla obsena para añadir dramatismo a esta pendejada sobre recuerdos de desamor o romance seco.

Ahora terminamos con un aire de humo de cigarrillo, una foto tomada con un filtrillo opaco tono pastel.

Unos largos tres puntillos y compadecerse en el escrito.

(No olvidarse de usar tags raros para verse más «interesante»).

Vomite un final abierto.

Fotografía: John Kilar | Instagram