Volk XLIX

Algunas veces dejo subir a Doctor Totopo a mi cama; un schnauzer que adoptamos; él se revuelca entre las colchas y nos hacemos como gusanitos contorsionando; es un perro muy inquieto pero cariñoso; por la mañanas justo a las seis de la mañana ladra para avisar que ya es hora de salir al parque y nos despierta a todos; su ladrido es una putada; pero no cambiaría un solo día a su lado, de su mirada perdida y tierna, de sus lamidas a mi mano, de sus gruñidos como de cerdo, que además está muy marrano el cabrón. Cuando me preguntan por qué le puse Doctor Totopo de nombre, se debe a que tiene las orejas en forma de totopo y el tono grisáceo de su pelaje asemeja a un plato de frijoles con totopos, respecto al mote de “Doctor”, pues ese se lo puse porque me dio la chingada gana y se escucha chingón, académico.

Fotografía: John Kilar | Instagram

Guardado en Colaboraciones

Fernando Percino es mexicano y nació en algún momento de los años ochenta; además es licenciado en Administración Pública por la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. Ha publicado cuentos en el suplemento cultural "Catedral" del diario "Síntesis", la novela "Velvet Cabaret" (2015), el libro de cuentos "Lucina" (2016), el libro de crónicas "Diarios de Teca" (2016)y actualmente escribe el libro de notas "Volk" en ERRR Magazine. Fue miembro del consejo editorial de las revistas: "Chido BUAP" y "Vanguardia: Todas las expresiones". Ha trabajado como funcionario público en la Administración Pública Estatal y Federal y se desempeñó en diversos puestos, por más de 7 años, en el ramo de las microfinanzas.