VIPS

¿Cuál es el lugar apropiado para terminar una relación amorosa?

A mí me terminaron en un VIPS. ¿Por qué ahí? No sabría decirles. Me citó en ese lugar y acudí. Llegué media hora antes para saber cómo estaba el movimiento, pero sólo había tres mesas ocupadas. Eso me tranquilizó: nadie nos vería llorando y discutiendo.

Pedí un café americano que apenas toqué mientras esperaba a que ella llegara. Finalmente llegó. Ella llegó. Me levanté y quise saludarla, como siempre, pero ella rechazó aquel beso, el último. Se sentó y comenzó a hablar. Yo no escuchaba sus palabras, en mi mente sólo había preguntas: ¿Por qué me había enamorado de ella? ¿Qué nos hizo permanecer tanto tiempo juntos? ¿Por qué nos estamos separando? ¿Algún día volveremos a estar juntos? No quise saber si esas preguntas tenían respuesta. Mientras ella seguía hablando yo asentía mecánicamente con la cabeza como si estuviera de acuerdo con todo lo que decía.

Transcurrieron dos horas. Los reclamos, las mentiras y los resentimientos nos empujarnos a decirnos adiós. Ya no había vuelta atrás, habíamos terminado. Ella se levantó y se fue. Yo me quedé sentado, tomé mi taza de café, le di un sorbo y la dejé. Coloqué mi cabeza sobre la mesa y cerré lo ojos. Las luces del lugar se habían apagado. Decidí quedarme ahí, no tenía a dónde ir.

Fotografía por Martin Canova