Una fiesta que se descontroló

1. ¿Cuál es tu palabra favorita?
La calor.

2. ¿Qué soñaste anoche?
Estaba en una tocada punk y llegaba la tira, era un caos y al parecer había comenzado el apocalipsis o la revolución en la calle, había incendios y un tipo de zombies, pero atrás venía la tira y eso era lo que más me preocupaba entonces. Encontré a Mariana Mahatma y nos cubría a mí y Cristóbal con su manta invisible estilo Harry Potter, nos llevaba a su casa y de repente estaba en la película Rojo Amanecer, pero sin los Bichir, pero con mis amigos.

3. ¿Cuál es la película que más te ha hecho reír?
Los muertos no mueren con Tom Waits.

4. ¿Qué canción te gustaría que pusieran en tu funeral?
Lo hice por el punk.

5. ¿Cuál es tu definición de «arte»?
Intervención del humano para darle vida a un objeto inanimado.

6. ¿Cuál sería tu proyecto o colaboración ideal?: Me encantaría un día el Belafonte haga una colaboración con Luisa Almaguer o Tom Waits

7. ¿Cuál es el mejor consejo que alguien te ha dado?: Deberías de escribir todo lo que cuentas, aún no lo hago pero se me hace un gran consejo

8. Si pudieras cambiar algo del mundo, ¿qué cambiarías?
Creo que a este mundo le ha hecho mucho daño la avaricia. Si pudiera hacer que todos se sintieran satisfechos con lo que tienen aquí y ahora, lo haría.

9. Un pingüino entra a tu cuarto con un sombrero puesto. ¿Qué es lo primero que te dice y por qué está en tu cuarto?
¿Cómo va la cruda? Seguro algún amigo lo trajo como acompañante a una fiesta que se descontroló.

10. Describe en máximo 100 palabras a qué te dedicas.
Soy músico de Belafonte Sensacional, toco las maracas, el pandero, el güiro, los bongoes y me aviento unos gritos que llamaremos coros, también soy comerciante en el mercado de San Bartolo Ameyalco y un panadero que se frustra con el horno de su cocina.

Respuestas: Enrique Arturo Alvarez Sánchez
Preguntas: Abel Ibáñez G.
Fotografía: Paulo

Enrique Arturo Alvarez Sánchez

Soy músico de Belafonte Sensacional, toco las maracas, el pandero, el güiro, los bongoes y me aviento unos gritos que llamaremos coros, también soy comerciante en el mercado de San Bartolo Ameyalco y un panadero que se frustra con el horno de su cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *