Trópico de Cancer

Entre parpadeos de nuevo entra a la casa el reflejo de espejismos para quedarse donde siempre, sobre la corona de aquel rey felino que alguna vez supo que las vidas no son números sobre la arena, ese lugar de casa que siempre mantiene la calma, a pesar de esos accidentes de mente que a ti tanto te gustan, no te culpo, a el también, cuando tiene sed.

Fotografía: Ding Ren