Tóxica y retorcida

Soy difícil de amar ¿Sabes? Siempre me siento vulnerable cuando quiero a alguien. Me deja una sabor amargo los besos que se dan con amor y las caricias bonitas de media noche después de tener sexo. Le tengo miedo al cariño y no creo en la monogamia. Podría llegar a ser una perra fiel, esas que están con unas cuantas personas pero sólo te amará a ti.

Tengo impulsos de amor tan fuertes y esporádicos, esos que suelen explotar a las 3:00 AM, cuando estás durmiendo. Lamentablemente el resto del día querré soltarte por el resto de mi vida. Soy inestable y eso ya lo has notado antes. Me aturden todos esos mensajes de texto y las llamadas sin ser premeditadas y llenas de afecto. Sin embargo ten por seguro que me estresarán más los que nunca mandarás y reprocharé durante horas tu falta de querer.

Nunca tengo las palabras correctas para las declaraciones de amor. Siempre me quedo en silencio, tomando el teléfono con la mano izquierda mientras con la derecha escribo poemas. Poemas sobre ti, para ti y sobre todo el futuro que veo en tus ojos y siento en tu piel. Sé que seguramente nunca los leerás y así está mejor.

Soy tan difícil de amar que nunca nadie ha podido. Siempre se quedan a medio camino y lo entiendo, yo también me cansaría de la terquedad y hostilidad que puedo llegar a tener en medio del pecho. No te hagas ilusiones, no me pidas que te ame con todas mis fuerzas porque yo ya amé y no sirvió de nada. Amé y sólo me quedó este roto en el alma, dos cartas a medio escribir y algunas canciones que ahora ya no soporto escuchar.

Puedo llegar a ser terriblemente celosa cuando ni siquiera yo pondría darte lealtad, supongo que el ladrón juzga por su condición y eso soy. Soy experta huyendo y siempre tomo la salida fácil ante cualquier problema. Siempre tan tóxica y retorcida. Existe en mí una enfermedad que no logro curar, con la cual he aprendido a lidiar.

Soy tan difícil de amar que pronto te agotará la mierda que cargo y nunca logro soltar. Se te agotarán las ganas de besar mi cuerpo desgastado con cualquier Don Juan de esquina. Mis manos en algún lugar de nuestro camino te darán frío y sabrás que ese es el momento de partir, aunque yo nunca me de cuenta, porque así tiendo a ser. Despistada, maleducada y obstinada. A veces soy algo torpe, sobre todo para amar. Suelo follar, nunca hago el amor. El amor ya me hizo y me destruyó.

Fotografía por Santo

Roja
Autor

Déjà vu andante y dramaqueen de tiempos libres. Casi diseñadora, a veces escribo, tomo fotografías análogas y camino sin rumbo. @hoyestoyraro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *