Te quise libre

Caminábamos juntos hacía aquel rio, hacía ya tanto tiempo de no vernos, no podía concretar palabras, los nervios no me lo permitían, solo sabía que estaba muy feliz de estar ahí, contigo.

Nos tiramos en el césped, hablamos de la vida, nos pusimos al tanto de todo, tú me abrazabas, y besabas mis mejillas rojas, me decías te quiero, mientras la tarde se iba…

Ya no decíamos nada, pero en silencio agradecíamos el estar ahí, aunque solo fuese un momento. Tu mirada me acariciaba, y el último rayo del sol fue testigo de ese beso, tan cálido, tan sutil, un beso suave, un beso entre dos almas que quieren unirse, siendo libres.

Es extraño como queríamos estar juntos, fusionarnos, pero nuestros cuerpos permanecían tan distantes, lejanos, tan solitarios, como dos aves que viajan esquivas.

Te quise como a nadie, te quise aquí, te quise libre, te quise.