¿Sueñan los técnicos en computación con muñecas eléctricas?

Noches frías extraviado
persiguiendo tus fantasmas.
Acaricio la pantalla del celular
posando el índice
en tu mejilla electrónica.
Dulce tecnología onanista.
Envuelto en su hechizo estático
navegué por sitios web
buscando tu carne de pixel.
Beso tus labios planos,
imaginando su relieve.
Dedos paseando
sobre mares de cristal líquido
te hallan tan nítida en la ausencia,
recordando
cada lunar,
cada pliegue,
como si no hiciera falta repasar
la mirada añorante
sobre tu archivo de imágenes.

Fotografía: Nik To

No se han encontrado entradas.