Soñé con Keats

De esos, de los guarecidos,

De los que no resuenan tambores,

De los que llaman solo al espíritu,

De esos, es Keats.

El encuentro, furtivo, noctámbulo;

Más que sensual, vibrante,

El sentimiento, como un antiguo jeroglífico es descifrado,

Las fibras internas se remueven y subyugan,

Una oda, una explicación,

Unas palabras que como guías

Conducen confiables por el derrotero,

Salvadores, los versos,

Delicada la expresión,

La gran trascendencia de la existencia,

Lo crucial lo observa,

Lo sustancial,

Un pintor sagaz en pátina,

Un despertar.