Solo quiero

Estás postrado en mí, en mi mente, en mi alma, en mi sentir, en ésta ansiedad.

Cansada de rezarle a santitos, de hacer oración para que voltees hacia a mí.

Cansada de escuchar cualquier canción y que todas me recuerdan a tí.

Harta  de saber que estás tan cerca y lejos a la vez. En éste mismo pueblo, a unas calles, a 15 minutos a pie.

Fastidiada de saber que me haces mal pero te abro la puerta de mi intimidad.

Solo quiero respirar profundo sin sentir esa electricidad que recorre mi interior, sin sentir ese temblor llamado nervios incontrolables, ese hormigueo, peor que la cocaína. Y ahora ya te comparo con esas drogas dañinas, que aunque no quieras tu cerebro te pide más y más, aunque quieras dormir, el insomnio no te deja en paz, ese dolor de cabeza que causas por el simple hecho de estar rondando en mi mente, esas vueltas en mi cama que hacen que tenga la peor noche, éstos dientes adoloridos por apretar la tensión que me causas.

Esto no es amor, definitivamente el amor no te paraliza y tu provocas todo éste torbellino en mi interior, mi cabeza es un caos, tanto que mis planes de mañana he logrado arruinarlos por pensar que vendrás.

Solo quiero que jamás hayas aparecido, que jamás hayas existido. Pero no es así, me da miedo enfrentarte, me da miedo verte, me da miedo leerte, me da miedo saberte, me da miedo hablarte, me da miedo tu nombre, me da miedo tu paso que es mi paso, me da miedo tu ausencia, me da miedo tu presencia, me da miedo tu risa, me da miedo tu mirada, me da miedo tenerte dentro de mí, me da miedo saber que fui y quien te alejó.

Fotografía por Martin Canova