Sol

¿Conoces el sol?

Yo lo recuerdo. Tenía la piel roja, férrea, canela, con una marca clara de mis calzones en las nalgas y los cabellos crespos, cortos y rizados, y me cargaba un lenguaje de la chingada

-Órale hijo de puta, ¿no vas a saltar?- Le dije alguna vez a un amigo maricón que no se atrevía a saltar de una pequeña cascada

¿Conoces el sol?

Yo a penas lo recuerdo, un día me chingue los ojos tratando de verlo, si te concentras, puedes ver un aro azul en medio de toda esa luz

Maldito calor de mierda, eso quiere decir que por ahí anda el sol

¿Conoces el pinche sol?

Entonces dime como es. Todos los días me levanto y veo estrellas, las estrellas son lindas, pequeñas piedritas plateadas, algunas azules, diamantina que aluza oscuridad, pero cuando me recuesto de nuevo, hay estrellas.

Y todos los días me levanto y viajo en un cuadrito, y duermo en un cuadrito y trabajo, estudio y como y cago y cojo en un pinche cuadrito.

Me dicen que vale la pena, que luego entonces tendré cuadritos más grandes y lo único que quiero es ver el sol.

Fotografía: Cristina Rizzi Guelfi

Guardado en Literatura
Omecalli
Autor

Muchacha de colores y zapatos cómodos para bailar. De boca impertinente, temerosa y tartamuda. Cabellos necios y chamuscados. Nunca musa.