Repetición

¿Alguna vez has llorado después de masturbarte?,

Es la misma plenitud que el éxtasis,

sólo que al revés:

vacío pero lleno de apego.

 

Tengo que alejarme

 

Entiendo por qué no quieres que sea

pero cada que te veo no puedo evitar querer llenarte el alma de besos y abrazos

 

Tengo que alejarme

Olvidar que alguna vez fuimos amigos y más que eso.

 

Soy la caminante que anda sin rumbo;

porque ya lo había encontrado,

porque se lo negaron.

 

Tengo que alejarme

De mí misma, destruirme y hacerme una nueva.

De eso se trata, una y otra vez, hasta que nos acabamos,

y nos volvemos merecedores de los colores del núcleo.