Quemaduras

“Parecen dos quemaduras de cigarrillo” me dijiste.

Tu río era tan grande que mis gritos no llegaron.

¿Cuánto tiempo dura un invierno estancado en una cama?

Es la herida de esta sangre,

el caudal que chorrea.

El olvido siempre será

más grandes que los papelillos mundanos.

Por eso he de escribir un cuento,

para vos, para mí.

Donde siempre estemos desnudos y sea verano.

Donde nunca pero nunca haya daño.

Fotografía: Clothilde Pasquier