Polaris, la estrella del norte

Me caga tu forma de ser, tan prepotente y egoísta, tan narcicista.

Me cagan tus manías de macho. Me caga que te la pases pegado al celular cuando estamos juntos, cuando estoy contigo. Me caga que tus palabras me hieran.

Me caga que continuamente me repitas que no es amor.

Me caga que me beses, me abraces, me hables con ternura. Me cagan tus cariños. Me caga que seas músico. Me caga que me veas borracha. Me caga que me cuentes tus sueños. Me caga ser tan vulnerable. Me caga que lo notes. Me caga que me digas que no siempre quieres verme, que a veces, cuando quieras. Me caga que me hagas a un lado.

Me caga besar tus tatuajes.

Me caga que me escuches cuando lloro. Me caga amanecer contigo. Me caga que no me dejes verte a los ojos. Me caga que sólo te divierta. Me caga que me pidas besarte. Me caga que sólo me veas como una más. Me caga que en las reuniones todxs crean que estamos juntos. Me caga que siempre pienses en conquistar a alguien más. Me caga que interrumpas mis días y mis noches, que seas parte de mis desvelos.

Me caga tu voz y tu risa por la mañana.

Me caga que fumes tanto. Me caga compartir música contigo. Me caga que podamos discutir de libros, ideas y filosofía. Me caga que me gustes.

Me caga enamorarme de ti.

Fotografía: Bernardo Aldana