PINKY

Pensar en ti, Pinky, es como masturbar la mente.
Describirte, Pinky, es como tocarte, es avanzar en el acto;
primero, la excitación que la imagen de ti provoca
en mis neuronas, después, reproducirte.

El placer es pensarte, Pinky; recordarte, representarte,
escribirte y volverte a hacer completa.
Hacer poesía de ti, Pinky, es casi como eyacular,
es el resultado del acto placentero.

Fotografía por Michele Vittori

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *