Otra vez tiempo, otra vez wait, otra vez Waits

Time, time, time, time, time.
Time comando.
¿Qué cómo ando?
Bien, aquí.
Qué milagro. Desde la última vez.
A mí no me vengas con tus perogrulladas.
Ni tú a mí con tus mamadas.
It is time, time, time.
Me pediste tiempo, y tiempo es lo único que tengo.
Así que si preguntas qué he hecho últimamente, esperar.
To wait,
To(m) Wait(s).
Sí, hice un pequeño viaje entre Interzonas y el cielo.
Caminé despacio entre tus postales llenas de frases.
Te seguí de lejos.
Pero cualquier viaje es inútil si no regresas.
Cualquier viaje es inútil si de verdad no te vas.
Here comes the bride and there goes the groom.
Y recuerda que ya he estado aquí.
I’ve seen this room, I walked this floor.
I used to live alone before I knew you.
Pero tiempo.
Quiero entender algo.
Me pides tiempo.
Y aviento tu puto reloj contra la mesa de cristal.
Y doblo las manecillas del reloj de tu papá.
Pídeme tiempo, amor, pero no me pidas que muera
nunca.
Y menos en tu presencia.
Amén.

Guardado en Colaboraciones

Viajero en búsqueda de la aventura que no existe, acampa en desiertos, bosques y selvas. Recorre por las noches las letras de su antigua máquina de escribir para descubrir las narraciones que le son reveladas en el humo que emana de sus cigarros. Lector ávido de un argentino llamado Julio que le ha otorgado el delirio de soñar sobre papel, seguidor de un gringo de nombre Ernest al cual imita en su sed etílica para mostrar la realidad. Poeta de narraciones cotidianas que hace mágicos los objetos con los que convivimos a diario. Conservador de la antigua tradición de narrar lo que le acontece en su día a día sin más afán que el de seguir contando historias. Todo ello se amalgama para crear en su espíritu a un escritor que quiere hacer verosímil lo absurdo del mundo.