No hay pedo

No hay pedo, a lo mejor voy a estar valiendo verga por ti un ratito, te voy a extrañar a media tarde y me voy a tener que morder los putos dedos para no escribirte, aguantar los jodidos insomnios y acostumbrarme a la ausencia de tu nombre en la pantalla. Pero no hay pedo, tarde o temprano vamos a olvidarnos, a conocer otros labios y a echar carcajadas con nuevos chistes malos, y vas a estar bien, y voy a estar bien, con un poquito de tiempo y algunas amistades regresará la calma. En serio no hay pedo, ni me debes nada ni te debo nada, botamos al cesto de basura los planes y fingimos amnesia con las promesas, tachamos los pendientes que nos quedaban y olvidamos el lugar donde nos conocimos aquella Tarde. Te juro que no hay pedo, aunque pensé que eras el final de mi mal de amores, aunque te hacía en la cena de navidad , aunque me cague un poquito la madre la idea de volvernos ajenos, te juro que no hay pedo.

Fotografía por Pierre Wayser

Sierra Contreras

La rara de la clase, fiel creyente del amor bonito. Futura criminologa.