Mi hermana

Mi hermana salió Lady Gaga, golfa y callejera. Desde muy chica tuvo querencia por los machos de la plazoleta. Mi hermana no tardó mucho en tener su chulo y su cuarto en el Club Osiris. Después mi madre murió de uno de mama y de pena. Pasados los años y con la jubilación mierdosa de Fertiberia, mi padre se dio a las putas. Una noche, borracho, bajó a la nacional y pilló a una tal Maica que llevaba peluca rubia y peras y nalgas desmesuradas. Cuando mi padre dio su tarjeta para el cobro, ella vio el nombre y los apellidos y se calló. Así fue como mi hermana conoció que su culo había sido por 23 minutos de su padre. Despidiéndolo, pensó orgullosa que la mayoría no llegaba al cuarto de hora.